Tecnología | Robots | 27-Abr-16

4 retos y 3 caballos de batalla para crear la Industria Alimentaria 4.0

Estos días se celebra en Barcelona Alimentaria, la feria de la industria de la alimentación y gastronomía española, que este año cumple 40 años de vida. En el salón, más de…

Beatriz Romanos

Estos días se celebra en Barcelona Alimentaria, la feria de la industria de la alimentación y gastronomía española, que este año cumple 40 años de vida. En el salón, más de 4.000 empresas procedentes de 70 países están presentando sus novedades. Una actividad, que parece que se recupera, ya que el número de innovaciones en gran consumo subió un 9% en 2015, hasta los 118 productos, aunque aún acumula un descenso del 25 % en cinco años y la mayoría (73%) corresponden la industria de alimentaria, según datos de Kantar.

Sin embargo, la otra cara de la moneda es que, 3 de cada 4 de esas innovaciones morirán en menos de un año,  según Nielsen. En este entorno, la gestión de la incertidumbre se convierte en uno de los retos más acuciantes. Para afrontarlo en el campo de la industria alimentaria, Jorge Pampin, de Simergia Engineering, propone lo que ha denominado “Modelo de Gestión de la Incertidumbre. Industria 4.0”, y que se basa en metodologías traídas del los exigentes sectores aeronáutico y de automoción. “Son técnicas perfectamente exportables a la industria alimentaria, y no solo a las grandes corporaciones, sino también a las pequeñas empresas”, afirma Pampin.

Industria 4.0_techfoodmagSegún Pampin, “en las empresas agroalimentarias hay al menos un 15% de procesos que no aportan valor. Es el momento de promover la excelencia en los procesos más que en los productos.” La propuesta de la Industria 4.0 se basa en cuatro aspectos fundamentales, Internet de las Cosas, el concepto DIY y Robótica, Ciberfísicos y la Fábrica 4.0. A su vez debe responder a cuatro retos fundamentales relacionados con la incertidumbre.

  • ¿Sabemos dónde se genera valor o se destruye, y el impacto económico que supone en cada caso?
  • ¿Cómo se comporta la rentabilidad en toda la cadena de valor?
  • ¿Somos capaces de realizar lanzamientos testados a priori?
  • ¿Podemos generar simulaciones para evaluar distintas alternativas?

Este modelo de Gestión de la Incertidumbre lidia con lo que Pampín define como los “tres principales caballos de batalla”, léase: Los datos, que sean fiables, precisos y de captura ágil y sostenible; el soporte, que ayude a digerirlos para convertirlos en información útil y de valor y que evite crear islas de información; y los modelos de toma de decisiones, que han de seguir un modelo integrado.

Pura lógica, aplicable no solo a la industria alimentaria, sino a cualquier negocio. Y campos en los que la digitalización y la incorporación de innovaciones basadas en la tecnología tienen mucho que aportar para conseguir esas eficiencias.

El agroalimentario se afianzó en 2014 como el primer sector industrial en facturación de España, con un volumen cercano a los 93.000 millones de euros, lo que representa el 3% del PIB nacional, y el segundo en términos globales después del turismo. Si sumamos el peso del sector agroalimentario, del turismo y la gastronomía alcanzamos el 25% del PIB. Si, como dice Pampin, el 15% de los procesos en una industria de semejante tamaño, no aportan valor, sería interesante que las fórmulas y soluciones posibles para afrontar ese gran reto fueran cobrando mayor protagonismo en salones como Alimentaria en los que el espacio dedicado a estos aspectos de la innovación parece todavía testimonial.

Publicidad

Otros artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *