Campo | AgTech | 3-Ene-20

Biome Makers aborda 2020 con fuerza, tras un año redondo

Tras una ronda de €3'5 millones y varios premios, la startup vallisoletana con sede en Silicon Valley planea su expansión geográfica a EU y nuevas líneas de negocio.

Beatriz Romanos

Biome Makers, la startup española de biotech que ayuda a las empresas agrícolas a mejorar su producción y la calidad de sus productos a partir del análisis del microbioma de sus cultivos, acaba de culminar un año redondo. No solo ha logrado diversos premios y reconocimientos por su tecnología, sino que ha cerrado una ronda de €3’5 millones que le va a permitir afrontar 2020 con fuerza, y encaminarse hacia su objetivo de convertirse en la empresa global capaz de descifrar la influencia de los micoroorganismos en el ámbito agroalimentario. Su principal producto, WineSeq, es una herramienta de ultrasecuenciación de ADN que identifica el microbioma de un viñedo y las especies fermentativas. En el mundo de la vid, es una herramienta adecuada para la enología de precisión, aunque también se aplica a otros cultivos como la soja, el maíz o la caña de azúcar.

Hablamos con su co-fundador y CEO Adrián Ferrero, para repasar algunos de estos hitos y sus planes de futuro.

.

Entrevista a Adrián Ferrero, CEO de Biome Makers

.

Hagamos un balance de 2019, ¿Ha sido el año de Biome Makers?

Adrián Ferrero, co-fundador y CEO de Biome Makers
Adrián Ferrero, co-fundador y CEO de Biome Makers

La verdad es que Biome Makers se encuentra en un momento muy bonito, justo después de cerrar una ronda de financiación de €3.5M, que nos está permitiendo incrementar la velocidad de llegada al mercado y mejorar el equipo. Estamos experimentando una creciente demanda de nuestras analíticas. Actualmente trabajamos con más de 300 agricultores que repiten varias veces a lo largo de cada campaña y cada día recibimos nuevos pedidos.

Combinamos biotecnología y computación para dar valor a un sector tan importante como la agricultura.

Seaya Ventures y JME Ventures han liderado la ronda de finaciación, en la que también ha participado, LocalGlobe. ¿Qué crees que han visto en vosotros y qué crees que os van a aportar, además de fondos?

Todos ellos tienen una amplia experiencia en inversión de startups de rápido crecimiento especialmente vinculadas al mundo tecnológico y su apoyo está siendo muy importante.

Creo que han visto un equipo solvente, mucho trabajo de desarrollo y validación, métricas de tracción convincentes y una oportunidad de negocio que además trae consigo un impacto social y ambiental importante. En el fondo, la inversión en Biome Makers es una apuesta por un equipo de emprendedores españoles, que han sabido hacerse un hueco en el ecosistema de Silicon Valley y que han sabido combinar biotecnología y computación para dar valor a un sector tan importante como la agricultura.

¿Cuáles son vuestros planes para estos fondos?

Los objetivos principales son dos: poder atender a los pedidos que nos están llegando, acelerando así la penetración de mercado, especialmente en USA y EU; extender la tecnología a nuevos cultivos y desarrollar nuevas líneas de negocio. El primer paso es mejorar el equipo comercial y establecer las alianzas adecuadas para tener llegada. 

Habéis recibido el Agripreneurs 2019, de la Future Agro Challenge, y anteriormente, el WINnovation, otorgado por la estadounidense Wine Industry Network. ¿Qué supone para una startup como Biome Makers?

Los premios están bien, aportan reconocimiento y reputación, facilitan alianzas… pero lo importante es que estamos recibiendo mucha demanda por parte del mercado. 

También nos abren oportunidades interesantes y de alto impacto. Por ejemplo, acceder a realizar pilotos en África con grandes corporaciones para que mejorar la producción agrícola  mientras preservamos la productividad del suelo a través de la biología del mismo. No queremos seguir destruyendo suelo cultivable. Lo necesitamos, es un activo esencial para que nos suministre de comida, nos proteja de enfermedades otras amenazas y siga contribuyendo a mitigar el cambio climático a través del secuestro de carbono.

Incrementos del 1-2% podrían resolver muchos de los problemas de la agricultura moderna actual

¿Cuál crees que ha sido la clave de estos éxitos?

Hemos tenido la suerte de identificar una necesidad importante, el desconocimiento de los procesos biológicos que ocurren en los terrenos agrícolas, y poder desarrollar una plataforma digital que combina genómica e Inteligencia Artificial para poder medir y cuantificar estos procesos a través de los microorganismos que habitan el suelo y que tienen un impacto directo en la productividad agrícola. Todo ello en un momento donde a nivel social se ha evidenciado esta necesidad y mucha gente está hablando sobre ello y buscando soluciones. Nosotros llevamos tres años y medio de ventaja.

Todavía nos queda mucho camino por recorrer para que nuestra tecnología sea adoptada globalmente de manera masiva para preservar la vida del suelo y aumentar la productividad de la agricultura, pero las señales de mercado nos indican que estamos en la senda adecuada.

Hablemos de vuestros clientes. ¿Quiénes son y qué aportáis a su negocio? ¿Puedes darnos algún ejemplo?

Déjame darte un poco de contexto.  A día de hoy todavía estamos muy por detrás del los rendimientos máximos que se pueden alcanzar en algunos cultivos. Por ejemplo, en maíz estamos al 30% de la producción máxima que nos podría dar la planta a nivel biológico, y así en otros cultivos. Para poder aumentar la producción agrícola debemos hacer una fertilización mucho más eficiente ya que se ha demostrado que no es cuestión de añadir más fertilizante, si no de asegurar que la planta se nutre mejor. La realidad es que incrementos del 1-2% podrían resolver muchos de los problemas de la agricultura moderna actual y nos daría acceso a más comida.

Nosotros estamos ayudando a los agrónomos con los planes de monitorización de la bioactividad del suelo y que ayuda a detectar los metabolismos del suelo vinculados a la movilización de nutrientes y así la optimización del gasto en fertilización.

Gracias a la tecnología de Biome Makers, identificamos el primer auro-terroir de España

¿Hablamos de productividad o también de calidad?

Ambos. Y también de diferenciación. Un ejemplo significativos es la bodega Fuentes del Silencio, que está recuperando viñedos al sur de León. Al analizar la bioactividad de su suelo detectamos presencia de microorganismos vinculados a la minería aurífera. Y eso les llevó a identificar el primer auro-terroir de España. Sin duda, su suelo está teniendo un impacto diferencial en sus vinos.

¿Cuál es la respuesta que encontráis en España respecto a USA?

Los dos países son muy activos en agricultura y están interesados en nuestra tecnología. A día de hoy nuestro negocio principal está en Estados Unidos, ya que es un país más grande, pero en España y otras zonas de Europa estamos viendo un rápido crecimiento del número de agricultores y agrónomos que nos piden que les analicemos la vida del suelo a través de nuestros estudios BeCrop.

Biome Makers está a caballo entre Valladolid y California. ¿Devoción o necesidad?

Un poco de devoción y otro de necesidad. Se trata de una estrategia que tanto Alberto Acedo, cofundador, como yo decidimos trazar para poder tener velocidad e impacto global con Biome Makers. Teníamos claro que en Estados Unidos se daban las condiciones para ganar la visibilidad y alianzas necesarias para llegar al momento en el que estamos. En 2015, Silicon Valley necesitaba una inyección de nuevas ideas y la comunidad tecnológica e inversora estaba virando hacia la biotecnología y abriéndose a la agricultura. En Europa eso está pasando ahora mismo, 4 años después, por lo que ahora es el momento de reforzar nuestra actividad en esta zona.

En EU está pasando lo que en EEUU hace 4 años. Estamos viendo un rápido crecimiento

Desde el punto de vista personal está suponiendo un reto importante tanto para nosotros como para nuestras familias. Lo bueno es que contamos con su total e incondicional apoyo y cada día nos animan a trabajar para conseguir nuestros objetivos.  Además no podríamos pensar en estar haciendo otra cosa en este momento. Nos gusta mucho lo que hemos construido y vemos el impacto que Biome Makers tiene a nivel social y ambiental.

¿Cómo puede contribuir una solución como la vuestra a los retos que afrontamos en relación a la alimentación y la producción de alimentos?

Creo que Biome Makers puede tener impacto en dos direcciones. La primera, desde el punto de vista de la producción y procesado de alimentos donde somos capaces de contribuir a la mejora de procesos y optimización de producción. Por ejemplo podemos ayudar a que una explotación de manzanas obtener mayores producciones y rendimientos; o aumentar la producción de azúcar en una factoría reduciendo los procesos fermentativos que ocurren en la línea de producción.

En segundo lugar, los alimentos son nuestra principal fuente de inóculo de probióticos naturales y nuestra tecnología podría ayudar a conocer la carga y calidad que recibimos de los diferentes alimentos.

Biome Makers tiene que ser la empresa global capaz de descifrar la influencia de los microorganismos en cualquier área

¿Dónde ves Biomemakers dentro de 10 años?

Biome Makers tiene que ser la empresa global capaz de descifrar la influencia de los microorganismos en cualquier área. El sistema digital que hemos creado para el suelo agrícola es una sofisticada máquina de interpretación de redes ecológicas complejas que utiliza Inteligencia Artificial para depurar y mejorar esta comprensión progresivamente. Cuando hayamos extendido la tecnología en el ámbito agrícola, podremos dar solución a la industria agroalimentaria, ganadera o de seguridad alimentaria, y progresivamente ampliar nuevos ámbitos donde los microorganismos jueguen un papel fundamental, incluyendo la industria y la salud humana.


¿Te ha resultado útil?

Comparte esta publicación

FacebookTwitterLinkedInWhatsApp
Publicidad

Otros artículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *