Destacado | Food Delivery | 14-Oct-20

foodStories, primer meal kit con envases recirculables

La startup madrileña factura ya más de 10.000€ al mes, con un enfoque basado en la nutrición, la sostenibilidad y la economía circular.

Beatriz Romanos

foodStories es una startup madrileña nacida en 2019 que propone una vuelta de tuerca al modelo meak kit. En este caso, basado en sus dos pilares fundamentales: la nutrición y la sostenibilidad. Para darle forma, todos sus menús se han creado por nutricionistas, y, lo más novedoso, han creado un sistema de envases reutilizables de vidrio. Comenzó a operar en fase de pruebas en marzo, por lo que se ha visto impactada por la situación excepcional de la pandemia. Si bien no es el momento óptimo para abrir un negocio, lo cierto es que la categoría del meal kit es una de las que se han visto beneficiadas por los efectos del confinamiento y el teletrabajo.

foodStories, cuenta con más de 250 clientes, que facturan €10.000 al mes y que ya han recirculado más de 2.000 envases de vidrio. Food Stories, está formada por un equipo de emprendedores con experiencia en otras iniciativas y ha contado con una inversión inicial de 200.000 euros. Si el modelo funciona, su objetivo es extenderse a otras ciudades como Barcelona o París.

El equipo de Food Stories.

foodStories, el meal kit saludable y sostenible

foodStories funciona mediante el modelo de meal kits. Propone al usuario diferentes menús -elaborados por nutricionistas- y le lleva a casa el pack de ingredientes, en las cantidades justas para preparar cada receta y evitar el desperdicio de comida. La principal novedad que aporta foodStories, para evitar el uso de pásticos desechables, es su sistema de envases de vidrio, recirculables. Es decir, que el usuario los devuelve para ser esterilizados y reutilizados en futuros pedidos. Hemos hablado con uno de los fundadores de foodStories, Emilio Viguera, para que nos cuente más detalles de esta iniciativa.

Lo que primero llama la atención es vuestro sistema de re-circulado de envases. ¿Cómo funciona?

Nuestra política de envases es ‘100% plastic free’. La mayoría de nuestros ingredientes van en envases de vidrio, y el resto son bolsas de papel kraft reciclado, hueveras de cartón reciclado y cajas de cartón reciclado. Actualmente, es la única empresa del mundo que sirve comida a domicilio con este sistema. Los clientes pagan una fianza por los envases, cuyo valor se acumula en un monedero virtual y se va actualizando en cada pedido.

¿No resulta complejo para el usuario?

Durante la fase de pruebas se han re-circulado más de 2.000 envases. Lo hemos testado y hemos visto que los clientes están dispuesto a hacerlo y reducir los plásticos de un solo uso. Además pueden hacer un seguimiento de todo su histórico de envases en la web, y recuperar el dinero en cualquier momento.

Food Stories Meal Kit con envases recirculables

¿Qué otros factores de sostenibilidad habéis tenido en cuenta?

Usamos productos frescos de temporada adquiridos a proveedores locales, cercanos al agricultor. De este modo se evitan intermediarios, lo que favorece que los alimentos conserven sus máximas propiedades; se evita la huella de carbono asociada al transporte de alimentos; y al comprar a productores locales se apoya el comercio de proximidad y el consumo local, favoreciendo a las economías locales.

En cuanto a la logística, colaboramos con empresas de última milla especializadas en alimentación, cuya flota es 100% eléctrica.

Parece que os decantáis por un modelo vegano, aunque no es algo explícito en vuestra propuesta de valor.

Por un lado, creemos que es importante reducir el consumo de proteína animal, tanto por salud como por sostenibilidad. Pero lo cierto es que no servimos proteína animal ahora porque no somos capaces de hacerlo de forma sostenible. La sostenibilidad es un pilar innegociable en Food Stories. En el futuro, nos planteamos incorporar algo de proteína animal, por ejemplo en conservas de cristal de calidad.

Todo negocio de delivery tiene un componente operativo y de logística que termina siendo la clave del negocio. ¿Cómo lo habéis planteado vosotros?

Nuestros procesos están basados en el concepto ‘Lean manufacturing’, un modelo de gestión que trata de optimizar el sistema de producción, utilizando la mínima cantidad de recursos y evitando el stock de productos. 

Hemos desarrollado una tecnología propia para calcular los costes de cada ración de producto, que genera cada noche listas de la compra automáticas, emite órdenes automáticas a los proveedores, y también lleva a cabo toda la gestión de recirculado de envases.

De esta forma, no acumulamos productos en cámaras frigoríficas. Cada madrugada adquirimos en Mercamadrid los productos frescos que irán incluidos en los ‘meal kits’ de ese día, los transportamos a nuestra nave donde preparamos los kits.

¿Cómo ha funcionado la fase de pruebas hasta ahora?

En este momento, contamos con más de 250 clientes y hemos servido más de 2.300 raciones, lo que ha supuesto el recirculado de más de 2.000 envases de vidrio. Esto nos ha permitido validar el modelo, con una facturación en los tres primeros meses de pruebas de 10.000€ (ahora ya facturamos esa cantidad mensualmente). Nuestro objetivo es llegar a los 28.000 envases recirculados a finales de año, lo que supondría evitar al medio ambiente unos 100 kilos de plástico de un solo uso.

Food Stories Meal Kit con envases recirculables

¿Y en cuanto al tipo de cliente?

El cliente estrella es el que pide todas las semanas, pero eso no es lo real. De momento tenemos una recurrencia media de un pedido al mes con un ticket medio de 40 euros. Estamos estudiando un modelo de suscripción para aumentar esta recurrencia.

En cuanto a la tipología, nos ha sorprendido un poco. Pensábamos que serían sobre todo jóvenes entre 25-40 años, parejas jóvenes o solteros… Pero hemos visto que también se ha sumado gente más mayor, ya familiarizada con internet, y que desean utilizar su tiempo de otra forma.

¿Cuáles son las expectativas de crecimiento de foodStories?

Actualmente servimos en Madrid, y prevemos expandirnos a mercados que sean maduros para este modelo, como pueden ser Barcelona o París. Hay que tener en cuenta que es un modelo de negocio de ciudad, es decir, que en cada mercado replicamos las diferentes áreas: operativa, proveedores locales, logística, etc.

Vuestra inversión inicial ha sido de 200.000€ principalmente de recursos propios y FFF. ¿Cómo pensáis abordar esta expansión?

Tras la fase de pruebas y el parón lógico del verano, hemos retomado la actividad con fuerza en septiembre, con una facturación mensual de €10.000. A final de octubre creemos que tendremos buenas métricas para plantear una siguiente ronda con inversores profesionales que ya podría estar en torno a €1millon.


¿Te ha resultado útil?

Comparte esta publicación

FacebookTwitterLinkedInWhatsApp
Publicidad

Otros artículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *