Ecosistema | Nuevos Alimentos | 30-Nov-21

España ¿nación plant-based?

¿Qué oportunidades supone esta industria para nuestro país? ¿Qué actores forman el ecosistema plant-based y cuáles lo están impulsando? ¿Cuáles son los desafíos?

Beatriz Romanos
Valora este post

Hace algún tiempo tuve la oportunidad de conversar con dos mujeres referentes en el sector, María Naranjo, directora de la Industria Alimentaria ICEX, y con Begoña Pérez Villarreal, directora de EIT Food Sur Europa sobre la oportunidad que supone el desarrollo de la indutria plant based en nuestro país. Fue en el curso de Veggie2Business, el primer encuentro específicamente dedicado a esta categoría, y aunque hemos cambiado de estación, no quería dejar de compartir algunas de las ideas que surgieron en este diálogo a tres bandas y que dibujan los perfiles de este nuevo escenario. Un modelo de alimentario tradicional, que busca la forma y el hueco para compatibilizar los nuevos productos, que comienza a invertir quizá buscando no perder el tren del que tiran otros ecosistemas. Una la Administración, que tiene el reto de conocer las necesidades, engrasar las vías y facilitar la colaboración y las oportunidades de negocio para todos. Y un país, con su industria primaria incluida, que está ante la oportunidad de evolucionar como potencia alimentaria hacia potencia food tech. El desafío de desarrollar el ecosistema plant-based es grande.

Ecosistema plant-based en España

Hablar de ecosistema plant-based en España es hacerlo de una cadena de valor realmente amplia. A startups e inversores se suman aceleradoras, centros de investigación, universidades, la propia industria alimentaria en todos sus eslabones y diferentes instituciones que actúan como mediadoras, uniendo los puntos para que el ecosistema se interconecte entre sí y con el resto de la industria food tech.

«El ecosistema plant-based es muy complejo y es esencial que esté interconectado con el resto de comunidades food tech.» María Naranjo, Directora de la Industria Alimentaria ICEX.

Es ‘el triángulo del conocimiento’, como lo definen en EIT Food: educación, innovación y mercado. Es decir, universidades, centros tecnológicos y empresas. Con especial protagonismo de las startups, pieza necesaria para acelerar la innovación en la industria agroalimentaria. De que cada actor entienda e interprete su papel depende que nos convirtamos o no en potencia mundial en innovación asociada al plant-based.

También de la colaboración público-privada, absolutamente necesaria para impulsar el desarrollo del ecosistema y uno de los ejes de trabajo de los PERTES (Planes de Recuperación) asociados a los esperados fondos Next Generation.

Desde el extranjero ya se percibe el potencial de nuestro ecosistema: empresas de Silicon Valley se están estableciendo en España para aprovecharlo.

Plant-based en España: oportunidades

Desde atraer inversión y talento hasta atraer y exportar innovación a otros mercados, pasando por el desarrollo de un marco adecuado para impulsar el emprendimiento innovador (lo que encaja con la Estrategia España Nación Emprendedora) o la capacidad de crear productos con marca relevante que apoyen a la Marca España, el desarrollo del ecosistema plant-based en España es fuente de oportunidades.

Un tren que nos lleva a convertirnos en potencia en innovación y que, siendo como somos potencia alimentaria, no podemos perder.

Otras oportunidades que plantea el desarrollo del plant-based en España y la sinergia con nuestra industria agroalimentaria son:

  • Desarrollar nuevas instalaciones de producción de vanguardia.
  • Generar empleos en toda la cadena de valor, incluidos los altamente especializados.
  • Exportación de producto.
  • Escalabilidad de las empresas y consolidación en sectores pujantes.

La llegada de los fondos Next Generation contribuirá a hacer posible la consolidación de estas oportunidades, con uno de los PERTES destinado específicamente a la industria agroalimentaria y con especial foco en su internacionalización. En este sentido, uno de los principales retos de la administración es conocer exactamente cuáles son las necesidades de las empresas plant-based y en general del sector food tech, con el objetivo de detectar las mejores opciones en el escenario internacional.

«Necesitamos ayuda para escalar y para entender el mercado.» Begoña Pérez Villarreal, Directora de EIT Food Sur Europa.

También la inversión privada es uno de los puntos diferenciales de nuestro país para convertirse en hub de innovación food tech asociado al plant-based: la aparición de fondos de inversión especializados – en las últimas semanas se han sumado dos grandes iniciativas – impulsa su desarrollo.

Mesa sobre ecosistema plant-based en España, retos y oportunidades

Plant-based en España: desafíos

  • Mejorar el conocimiento mutuo de los miembros del ecosistema y la colaboración entre ellos, así como el conocimiento de cómo funciona un ecosistema food tech en plant-based. Un buen modelo en el que fijarse es Israel, potencia mundial en innovación y cuyo ecosistema se caracteriza por un elevado grado de conocimiento y colaboración.
  • Mejorar la transferencia de conocimiento de las universidades y centros de investigación a las empresas y de las empresas a las startups. En este último paso juega un papel fundamental la creación de mentores de la industria alimentaria española, proyecto que está desarrollando EIT Food.
  • Identificar a las empresas con potencial y elaborar un mapa, con el objetivo de ponerlo a disposición de la inversión, tanto nacional como internacional.
  • Centrar la dispersión de focos de innovación.
  • Perder el miedo a la innovación abierta colaborativa, todavía en su fase incipiente.
  • Pasar de startups a scale ups, compañías que realmente puedan competir en el plano internacional, detectando los proyectos interesantes para la industria y conectando a los actores necesarios para que se materialicen.
  • Integrar al sector primario nacional en nuestra industria plant-based.
  • Conseguir que la industria alimentaria vea en la innovación y en el plant-based una oportunidad, no una amenaza. En este sentido, el comportamiento de la industria cárnica – una de las más amenazadas – está siendo ejemplar, con el surgimiento de iniciativas plant-based muy potentes que están contribuyendo al reposicionamiento del segmento y abren un futuro esperanzador.

«La industria alimentaria tiene que saber que, si no coge este tren, lo va a perder, como nos pasó hace 20 años con la industria del automóvil.» María Naranjo, ICEX.

El plant-based como objetivo país

Para apoyar este objetivo país, el programa Desafía, desarrollado por el ICEX, facilita a las pequeñas empresas españolas su entrada en los ecosistemas tecnológicos más innovadores del mundo, mediante asesoramiento, acompañamiento y conexión con agentes clave; Desafía es, además, una comunidad de emprendedores, mentores y empresas consolidadas.

Por otro lado, Invest in Spain promueve la inversión extranjera directa en España, con foco específico en la industria alimentaria. Además, ICEX cuenta con el portal Foods & Wines from Spain, con un apartado dedicado a poner en valor las empresas food tech españolas y que ha publicado el primer informe sobre el sector food tech español; actualmente están preparando el primer informe sobre plant-based, que se presentará en 2022.

«Queremos seguir siendo la huerta de Europa, también en el concepto plant-based.» Begoña Pérez Villarreal, EIT Food Sur Europa.

EIT Food, por su parte, cuenta con un potente programa de Matchmaking que contribuye al objetivo de conectar a los diferentes actores del ecosistema plant-based para que las iniciativas de desarrollo e innovación puedan llegar a término. Además, el programa EWA impulsa el empoderamiento de la mujer en el medio agroalimentario.


¿Te ha resultado útil?

Valora este post

Comparte esta publicación

FacebookTwitterLinkedInWhatsApp
Publicidad

Otros artículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.