Eventos | Ecosistema | 21-Oct-21

ftalks’21: toma el pulso a la industria food tech

Bajo el lema “A closer look at what we eat”, ha reunido a más de 50 especialistas en algunas de las áreas más candentes de la industria food…

Beatriz Romanos
4.6/5 - (5 votos)

ftalks’21,  el encuentro impulsado por KM ZERO Food Innovation Hub, ha recuperado este año su pulso presencial y bajo el lema “A closer look at what we eat”, ha reunido a más de 50 especialistas en algunas de las áreas más candentes de la industria food tech, como las proteínas alternativas, los cultivos verticales, el futuro de la agricultura, cómo reinventar el envase, o la circularidad. Entre ellos, Mark Post, Cofundador de Mosa Meat, Matias Muchnick, Fundador y CEO de NotCo, Alina Zolorateva, Directora de Marketing en Aerofarms o Rodrigo García, Cofundador y Co-CEO de NotPla. Una cita que tampoco han querido perderse algunos de los fondos nacionales e internacionales más relevantes de la industria como TechTransfer Agrifood, Unovis Asset Management, New Crop Capital, PeakBridge, Quadia o Blue Horizon Ventures.

He aquí algunas ideas clave y reflexiones que nos aporta esta cita clave del calendario foood tech, con la que ha dado comienzo un “curso” que promete ser apasionante, y como apuntaba Javier Sirvent, trepidante.

Claves de ftalks’21

  • La salud siempre ha de estar por encima de todo en nuestras decisiones relacionadas con la alimentación, pero debemos y podemos hacerlas compatibles con las nuevas formas de vida a través de la innovación. Nos cuenta Juan Llorca, mientras formula su deseo de que cada persona, desde el agricultor al consumidor, seamos más conscientes del impacto de nuestra actividad.
  • Las claves para una correcta estrategia de innovación pasan por: tener en el centro al cliente. Poner en valor (revalorizar) aquello que hasta ahora nos parecía invisible o sin valor. Y hacerlo teniendo un pie en la empresa y otro fuera “para observarlo todo”, comportamientos, tendencias y señales de cambio. Adoptar el ADN de las sturtps para probar rápido, fallar – si hace falta- rápido y barato. Sin olvidarnos de las emociones del consumidor, y de abrir la puerta y colaborar con otros que nos pueden ayudar a completar nuestro concepto, mientras perseveramos en nuestro propósito. Y de esto saben un rato Pedro Ballester, CEO de Logifruit. Mª José Félix. Directora General de Helados Estiu y Toño Pons. Presidente de Importaco.
  • Los cultivos verticales, ya sean hidróponicos o aeropónicos, no son solo para lechugas, fresas y aromáticas. Si Aerofarms ya cultiva plantas de porte como el cacao, o lúpulo para cervezas, otros cultivos pueden adaptarse a estos nuevos sistemas agrícolas, cuyo valor diferencial, sin embargo, sigue siendo su base digital. Su principal nutriente no está en el sustrato, sino en los datos.
  • El interés por la agricultura sostenible, regenerativa, su valor como sumidero de carbono que nos proteja de los efectos del cambio climático, es indudable, pero se necesitan métricas fiables de sostenibilidad para verificar de forma fiable las prácticas y sus efectos, nos contaba Adrián Ferrero, co-fundador de Biome Makers, que recientemente ha cerrado una ronda de €15 millones.
  • Microbioma, microbioma, microbioma…. Interno, y externo. Nuestro intestino y el suelo del que surgen nuestros alimentos comparten una cosa: son ecosistemas con vida propia, que solo estamos empezando a conocer, y que prometen darnos muchas alegrías… si los tratamos bien. Para eso, tenemos que aprender a conocerlos, y la Inteligencia Artificial, es nuestra gran aliada. Tambié los alimentos funcionales cargados de probióticos, incluso en formatos orientados a la indulgencia, como los chocolates de la startup alicantina NewYou.
  • Las corporaciones -y empresas no tan grandes- siguen sintiendo necesaria la aportación de las startups por su agilidad y su audacia. (Y aquí encaja estupendamente la historia de Baïa Foods. Hace apenas un mes logró el visto bueno de la FSA para su Miraculina. Si Guillermo Milans y Loan Bensadón no hubieran tenido grandes dosis de audacia, ilusión y ninguna mochila (ni riesgo de sistema inmunitario), habrían sucumbido ante los malos presagios recibidos de los “expertos del sector” a los que acudieron en sus inicios.
  • La nutrición personalizada está en la agenda y se la espera. Pero de momento, será más clusterizada que personalizada.
  • Se confirma que la fermentación y los hongos son “The new black” del food tech, mientras esperamos que las proteínas cultivadas resuelvan sus retos técnicos, de procesos, de precio, de percepción…. Y otras técnicas como las AirProtein insuflen aires nuevos en el terreno de los alimentos alternativos.
  • No es posible innovar en alimentación sin tener en cuenta al sector primario. Los innovadores tienen que ser también agentes del cambio en un nuevo futuro que integre a toda la cadena de valor. Las curvas de aprendizaje y adopción no pueden ser iguales, y abordarlo forma parte del reto de aupar la eficiencia en el sector.
  • El impacto no solo se tiene que contar, hay que ejecutarlo, medirlo, validarlo, y, luego, eso sí, comunicarlo y ponerlo en valor.
  • Inteligencia Artificial, Inteligencia Artificial, Inteligencia Artificial. Javier Sirvent nos contaba que en los 18 meses de pandemia, el uso de esta tecnología se ha multiplicado 317 veces…!!! Lo hemos visto con TestWise, para entender a los consumidores a través de lo que cuentan en sus redes, en Biome Makers, para monitorizar la actividad biológica del suelo, en NotCo y su algoritmo Giuseppe para diseñar proteínas, en los sistemas de Bayer para interpretar el campo a partir de imágenes satelitales…
  • La mentalidad exponencial también puede espolear novedosos modelos de negocio en la industria alimentaria, como el sistema de food-as-a-service b2b que propone Blendhub, para digitalizar y descentralizar la producción de alimentos. .
  • Algunos, muchos, sufrimos jet-lag tecnológico: la diferencia entre dónde estamos y dónde podríamos estar, nos contaba Alejandro Director Corporate Venturing y Nuevas Tecnologías. Mahou San Miguel.
  • “O nos adaptamos a lo que quiere el consumidor o perderemos mucho valor, explica Rafael Juan, CEO de  de Vicky Foods. Las herramientas digitales nos ayudan a analizar variables que muchas veces no sabes que tienes, y que te están afectando en el producto.” Porque la digitalización no es revolución, sino presente continuo.
  • Igual de presente continuo que son y seguirán siendo las alternativas cárnicas, a cuyas diferentes técnicas de producción, dentro de 10 años, habremos dejado ya de prestar tanta atención. La normalización será la norma, igual que normalizada está la presencia de bebidas vegetales en el lineal de la leche, y a las que todos -salvo las etiquetas- llamamos leches vegetales.
  • “Estamos en la década de las proteínas alternativas“, dice Íñigo Charola, Co-fundador de Biotech Foods. Todavía es momento de lanzarse, por el interés y el capital disponible, anima Bosco Emparanza, Fundador de MOA Foodtech, pero ojo, “si te gusta sufrir y eres capaz de focalizarte muy bien en lo que puedes aportar”, concluye Charola.
  • Quizá sea también la década de la colaboración, la coopetición, la innovación abierta, los ecosistemas, las visiones holísticas y sistémicas, del propósito y la sostenibilidad… (Como el interesante proyecto que prepara Capsa Vida. Una granja experimental en modo open-lab, totalmente abierto a la colaboración, que nos contaba su director, Rubén Hidalgo, y que pronto abrirá su convocatoria para startups)….

O quizá sea la década de cosas que aún están por descubrir, “porque jamás fuimos tan rápido, y nunca volveremos a ir tan despacio”, nos repite Sirvent.

ftalks’ 21 ha reunido también a un grupo de 12 startups del sector food y food tech, entre las que premió a los mejores proyectos en dos categorías: Sostenibilidad e Innovación. Las premiadas han sido Nadie Sin Su Ración Diaria, ha sido premiada en la categoría de Sostenibilidad por ofrecer una solución que genera un impacto positivo sobre las personas y el planeta, concretamente por su proyecto con el que ha digitalizado desde inicio a fin el proceso de donación de alimentos. La segunda startup galardonada ha sido Anina, de origen israelí que crea cápsulas de comida “Ready to Cook” 100% naturales, ricas en vegetales y nutrientes realizados con productos descartados por la industria por tamaño o aspecto. Asimismo, el jurado ha decido otorgar un Áccesit de Innovación a Baïa Food, por su Miraculina, un novedoso ingrediente capaz de transformar el sabor ácido y que tiene el potencial de reducir la cantidad de azúcar de los alimentos.

Nos vemos en ftalks’22!


¿Te ha resultado útil?

4.6/5 - (5 votos)

Comparte esta publicación

FacebookTwitterLinkedInWhatsApp
Publicidad

Otros artículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *