Producción | Marcas y Fabricantes | 18-Ago-20

El mercado clean-label crece al 6’8% y alcanzará $64.100 millones en 2026

El 33% de los consumidores buscan activamente productos "limpios" y un 70% reconocen que este etiquetado influencia claramente sus decisiones de compra.

Redaccion

El mercado de ingredientes para productos clean-label o “etiquetado limpio” estaba valorado en $38.800 millones en 2018 y se espera que alcance $64.100 millones en 2026, con un crecimiento anual del 6.8%, según Report Linker. Los gigantes del ingrediente y numerosas startups aceleran la innovación en este sector, impulsando y fragmentado un creciente mercado en el que Asia quiere ganar protagonismo.

Clean-label o etiquetado limpio, no tiene una definición unificada, pero generalmente se refiere a productos con un número limitado de ingredientes naturales, no artificiales, mínimamente procesados y que se identifican de una forma clara y comprensible para el consumidor. No siempre se refiere a ingredientes orgánicos, pero sí se valora la identificación del origen del ingrediente o incluso las técnicas de producción.

clean-label-ingredients-market_Clean-label_Ingredients_Market__Growth_Rate,_By_Region,_Global,_2019-2024

Clean label tendencia al alza

“Clean Eating” es una de las tres tendencias claves identificadas por Cargill. El gigante de los ingredientes también señala la dificultad de los consumidores para interpretar aquello que es más saludable entre la pléyade de reclamos de las etiquetas. Aunque los reclamos más comunes son: “100% natural”, “Hecho con ingredientes reales”, “Sin azúcares añadidos”, “Orgánico”, “Sin conservantes ni aditivos”. (Unlocking Consumer Expectations for Food and Beverages Beyond Clean Label Kerry Group).

78 % de los consumidores consideran importante que los ingredientes sean reconocibles

Y este interés por una alimentación más saludable, según Ingredion, no se limita exclusivamente a los productos básicos o aquellos en los que las expectativas healthy son elevadas de por sí, como los yogures, sino también en los productos de capricho (“indulgence”) como los postres lácteos o la bollería. El informe de la compañía revela que el 78 % de los consumidores consideran importante que los ingredientes sean reconocibles, y entre los más aceptados por los consumidores se encuentran los sabores y colores naturales (59% y 57%), harina (55%), o aceite vegetal (50%)

Este mismo estudio indica que casi un 33% de los consumidores buscan activamente productos con algún tipo de “etiquetado limpio” y un 70% de los compradores de productos lácteos y de panadería o bollería, reconocen que este tipo de etiquetado influencia claramente sus decisiones de compra.

El 33% de los consumidores buscan activamente productos “limpios” y un 70% reconocen que influencia claramente sus decisiones de compra

Innovación colaborativa y fragmentación del mercado

Cada vez más compañías han mostrado su compromiso con esta tendencia como Campbell’s, General Mills, Kellogg o Nestlé. Entre sus aliados para lograrlo encontramos no solo los grandes de la industria del ingrediente como Ingredion, Cargill o Dupont, sino un creciente número de startups que están contribuyendo con sus innovaciones a aportar mayor valor y a segmentar y fragmentar el mercado.

Clean-Label-Startups-FoodTech-Heat-Map-StartUs-Insights

Por ejemplo, Novofarina, startup británica que produce ingredientes sin gluten; Tastes Natural, ha desarrollado un componente TruBlock que bloquea el sabor amargo de los alimentos; Parangon con su tecnología de encapsulado de sabor, CaptaClean; Plantcraft, startup alemana que utiliza un método diferente para desarrollar proteínas plant-based que no contiene estabilizadores, emulsionantes, y otros aditivos; o True Elements, startup India que produce una gama de productos para el desayuno sin aditivos que pueden ser trazados por los clientes con todo detalle.

Retos para la industria

El creciente interés por los productos clean-label no reduce, sin embargo, el interés de los consumidores por productos sabrosos, jugosos, seguros y duraderos. Esto supone un desafío importante para la industria. Generalmente los ingredientes naturales o “limpios” tienen un coste mayor y una duración menor. El reto, por tanto, es lograr productos que puedan encajar bajo el concepto de clean label o “etiquetado limpio” manteniendo una calidad organoléptica (color, olor, sabor, textura…), estabilidad y seguridad alimentaria equivalente a los productos originales. 


¿Te ha resultado útil?

Comparte esta publicación

FacebookTwitterLinkedInWhatsApp
Publicidad

Otros artículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *