Ecosistema | Inversión | 3-Dic-21

Rothschild entra en Food Tech con PeakBridge

El fondo de €250m será uno de los más grandes del mundo e irá destinado a innovación en ingredientes, digitalización, proteínas alternativas, Agtech y nutrición y salud.

Berta López
5/5 - (1 voto)

Nueva inyección económica para el sector Food Tech, que viene a confirmar su creciente relevancia a nivel internacional y el excelente momento que atraviesa. El Grupo Rothschild entra en Food Tech en colaboración con la empresa de capital riesgo especializada en food tech, PeakBridge VC. Y lo hace mediante la creación de un fondo agri-foodtech que se dotará con 250 millones de euros (unos 282 millones de dólares), de los que el Grupo aportará el 20% y con el que se pretende impactar en los actuales retos medioambientales y sociales a largo plazo.

La unidad de capital privado de la empresa suiza se alía, en su primera incursión en el campo del food tech, con una veterana como PeakBridge VC, para la que éste será su tercer fondo especializado. Si bien sus otros dos iniciativas invierten en startups en fase de semilla, el nuevo se centrará en inversiones en empresas a partir de la serie A, en cinco categorías: innovación en ingredientes, digitalización, proteínas alternativas, Agtech y nutrición y salud.

Este acuerdo combina las actividades complementarias de ambas entidades para para acelerar el crecimiento y dar mayor alcance a la plataforma de inversión de Peakbridge. El objetivo de la primera fase es alcanzar los citados €250 millones, aunque no se descarta ampliar estas cantidades en el futuro.

Actualmente en fase de captación, este nuevo fondo concentrará las aportaciones de la red de inversores institucionales y asesores financieros del Edmond de Rothschild Group, así como de inversores institucionales, tanto israelíes como del resto del mundo. Se prevé que entre 15 y 20 startups de Europa, Norteamérica e Israel puedan beneficiarse de la financiación del fondo en los próximos años, con aportaciones por empresa que irán desde los 3 hasta los 8 millones de dólares. Además, el fondo contará con una reserva adicional para apoyar las financiaciones posteriores.

Rothschild y PeakBridge apuestan por la inversión de impacto

La alianza entre Rothschild Group y PeakBridge VC forma parte de la estrategia del grupo de apoyar proyectos especializados que buscan, en buena parte de los casos, generar beneficios sociales o medioambientales, sin descuidar la rentabilidad. Se suma a una larga lista de acuerdos entre la unidad de capital privado y equipos de inversión externos, con los que buscan garantizar el éxito mediante el acompañamiento de organizaciones con experiencia y gran conocimiento del sector que recibirá la inversión.

“Este acuerdo, con un gestor de fondos especializado de Agri-FoodTech cuya estrategia y posicionamiento están cerca de nuestro ADN, demuestra nuestro deseo ampliar nuestro impacto en industrias críticas como la alimentaria y la agrícola. Confiamos firmemente en que, junto con PeakBridge, podemos crear un impacto duradero en los desafíos sociales y medioambientales sistemáticos a nivel mundial», explica Johnny El Hachem CEO de The Edmond de Rothschild Private Equity.

«La industria alimentaria tiene un impacto significativo en la salud humana y del planeta. A través de esta cooperación reforzaremos nuestra capacidad de apoyar a las empresas y a los emprendedores que tienen un impacto positivo en la transición crítica que necesitamos», afirma Nadav Berger, socio general de PeakBridge.

En este sentido, PeakBridge VC ya ha respaldado a empresas de food tech a partir de dos fondos anteriores. El primero de ellos, FoodSparks, gestionado por Yoni Glickman (ex presidente de Natural Solutions y vicepresidente ejecutivo de Frutarom e IFF) se destina al crecimiento y gestiona activos por valor de 30 millones de euros (43 millones de dólares). El segundo, Newtrition, se ha dedicado a las inversiones iniciales y gestiona activos por valor de 45 millones de euros (51 millones de dólares).

UKKO, startup de biotecnología que busca diseñar ingredientes alimentarios, incluido un gluten sintético, que pueda eliminar o reducir las reacciones alérgicas a ciertos alimentos; Imagindairy, que desarrolla proteínas lácteas sin animales para nutrir al mundo con productos sostenibles, saludables y sabrosos; Tastewise, que utiliza la inteligencia artificial para analizar y predecir las tendencias alimentarias; y Vanilla Vida y sus métodos no transgénicos para potenciar el sabor de la vainilla alternado el metabolismo de las vainas, son algunas de las empresas israelíes en las que ha invertido PeakBridge.

Entre sus casos de éxito recientes se cuenta la empresa sueca de alimentos sin azúcar NICK’s, que invirtió a una valoración de 20 millones de dólares en 2019 y NICK’s recaudó 100 millones de dólares a una valoración de 300 millones de dólares a principios de este año.


¿Te ha resultado útil?

5/5 - (1 voto)

Comparte esta publicación

FacebookTwitterLinkedInWhatsApp
Publicidad

Otros artículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *